El noviazgo consta de cinco etapas que son:

Atracción - Incertidumbre- Exclusividad- Intimidad- Compromiso

La atracción es lo que une a dos seres ya sea por el atractivo físico, emocional o ambos. Luego damos paso a la fase dos:

La incertidumbre y es ahi cuando nos replanteamos si la pareja elegida es la adecuada para nosotros y si no logramos comprender el por qué de esta etapa podemos cometer el error de pasar de una pareja a otra.

La etapa de la exclusividad es la que nos permite salir solo con una persona y dar y recibir de ella y para ella. Esto da paso a la creación de una relación amorosa y romántica.

La etapa de la intimidad nos permite entregarnos de una manera única. Es aquí que ambos se entregan, se sueltan y comienzan a mostrar sus aspectos negativos y positivos. Si llegamos a la conclusión que somos diferentes la pareja no saldrá adelante.

La etapa del compromiso nos muestra en esencia que estamos junto a la persona con la que nos queremos casar. Es un estado de emoción y sorpresa.

Esta etapa proporciona una base sólida para experimentar un amor y romance para toda la vida. En esta etapa no tendríamos que manejarnos con apuros ya que es una etapa que nos permite aportar experiencias positivas, resolver desacuerdos y conocernos para afrontar el gran desafío que significa casarse, convivir y formar una familia.

Se necesita tiempo y progresión a través de las cinco etapas antes de poder reconocer en el otro a nuestra pareja o compañero para toda la vida. El no transitar por estas cinco etapas es una de las cinco razones por las que en la actualidad existen tantos divorcios. La pareja ideal es aquella que tiene la capacidad única de poner de manifiesto lo mejor de uno.

En esta relación se conjuga la atracción física con la espiritual.

"Entre las parejas de novios existen básicamente cuatro clases de química: física, emocional, mental y espiritual. La química física genera deseo, la emocional cariño, la mental interés, la espiritual amor.

La pareja ideal incluye las cuatro.